Septiembre: Nos Vamos de Viaje a Marruecos

morocco4.jpgmorocco6.jpgmorocco5.jpgmorocco.jpg

Este post es para recordaros que todavía hay algunas plazas para la semana de Yoga y Surf en Marruecos con Susana García Blanco (profesora certificada de Anusara(r) Yoga).

Hasta el 15 de Julio hacemos un descuento en el precio, así que aprovechad los que aún estais pensándolo.

He estado hablando con Ferrán, el director de la agencia de viajes Taranná, acerca del poder transformador de los viajes. Si hubiera una escala que lo midiera, creo que este tendría 9 puntos sobre 10. No se trata sólo del yoga ( aunque es el yoga, y la luminosa presencia de Susana, lo que va a marcar las pautas de este viaje), sino también de todas las sensaciones que producen el estar cerca del océano y el atreverse a acceder a él de una forma que tal vez es totalmente nueva para tí, a lomos de una tabla de resina. tal vez un sueño pequeñito que siempre tuviste, y que nunca pensaste que pudieras llegar a realizar. Sí, está bien si nunca lo pruebas, pero, si tienes la oprtunidad de hacerlo en un ambiente amoroso, no competitivo, de diversión, ¿porqué no?.

Y por si no fuera poco con el yoga y el surf, estamos en Marruecos. Los lugares son también importantes; te ponen en otro espacio mental. Marruecos te habla de espiritualidad, de magia, de echarse a bailar la danza de la vida manteniendo una dignidad que no se rompe con nada. Y además será Ramadan. Problemas logísticos aparte, tendremos la oportunidad de unirnos a la fiesta que cada noche empieza cuando se pone el último rayo de sol.

Me gustaría mucho que vinieras con nosotros.

Estoy ahora en Barcelona tomando unas clases con Godfrey Deveraux. He tenido también tiempo de hablar con Susana y preparar algunas cosas para Marruecos: las dos estamos muy emocionadas y contentas con la respuesta que estamos teniendo. Ella va a pasar el verano en Europa, tomando clases con John Friend, el fundador de Anusara Yoga; y yo me voy dentro de 4 días a India: voy a pasar allí 5 semanas, en Dharamsala (si se puede por el monzón), y en Ladakh. Tengo muchas ganas de estar allí, y de poner por fín una sensación física, un olor, una corporeidad a toda la «teoría» que hemos exportado de allí. Susana recordaba la buena energía de Dharamsala (hogar en el exilio del Dalai Lama y del Gobierno Tibetano) y de Ladakh (zona también muy marcada por la religión budista, y con una población todavía bastante al margen de la rueda cultural y económica occidental).

deyoga

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *