Bhopal


Sambhavna significa «posibilidad» en sánscrito e hindi. Leído como «sama» y «bhavna» quiere decir: «iguales sentimientos» o «compasión».

Sambhavna es el nombre con el que se bautizó la organización fundada en 1994 para intentar atender las necesidades de los afectados por la tragedia que había tenido lugar en Bhopal 10 años antes. Para los que no se acuerden, la noche del 2 de Diciembre de 1984 se produjo un escape accidental de una gran cantidad de gas venenoso que estaba almacenado sin ningún tipo de seguridad en una fábrica de pesticidas semi abandonada en la  ciudad india de Bhopal. Todavía hoy no se sabe cuántas personas murieron aquella noche, cegadas primero y posteriormente intoxicadas por el gas letal. Entre los supervivientes, miles de personas quedaron ciegas o con gravísimas secuelas respiratorias. Todavía hoy siguen naciendo en Bhopal niños con graves deformidades, hijos de madres que en algún momento de su vida estuvieron expuestas al gas tóxico.

Muchos de estos niños no son reconocidos por el gobierno indio como víctimas de la catástrofe, la zona nunca ha sido descontaminada y los dueños de la fábrica, perteneciente a la multinacional americana Union Carbide, nunca han asumido sus responsabilidades.

Shambhana Medical Trust es una organización independiente que intenta mejorar la calidad de vida de los afectados por la catástrofe, aquellos que aún siguen viviendo con las secuelas de la toxicidad del gas, además de los niños que nacieron con enfermedades y deformidades.

Si hablo hoy de ello en este blog es porque entre los métodos de tratamiento que se utilizan ocupa un lugar predominante el Yoga (además e la medicina alopática u occidental y la medicina india o ayurvédica). El Yoga se utiliza sobre todo para los supervivientes con enfermedades respiratorias crónica (incluída la Tuberculosis, que afecta en mayor proporción a los expuestos al gas), y ya hay estudios que demuestran que se ha conseguido aumentar la capacidad respiratoria de estas personas y con ello su calidad de vida.  Se está utilizando el Yoga también para aliviar los dolores ginecológicos de las mujeres supervivientes, una de las consecuencias menos conocidas y sin embargo más frecuentes. El Yoga como medicina ofrece una alternativa a los medicamentos (en estas personas que sufren ya de un exceso de toxicidad), además de ofrecerles la oportunidad de implicarse y tomar parte y control de su propio bienestar.

Toda la información, además de maneras de apoyar, la puedes encontrar aquí.

deyoga

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *