¿Por cuál de las fosas nasales estás ahora mismo respirando?

fosas-nasales-yoga
Me sigue maravillando comprobar como la ciencia occidental refuta algunas de los sucesos del ser humano que fueron constatados por los yogis 2000 años atrás.

Seguro que habreis oído hablar de las diferentes funciones de los hemisferios del cerebro. Pues bien, parece que se ha comprobado la relación entre respirar por un orificio u otro de la nariz y los hemiferios cerebrales. Cuando respiramos por el orificio derecho activamos el hemisferio contrario, el izquierdo (el que se ocupa del pensamiento lógico), y de igual modo al respirar por el orificio izquierdo activamos el hemisferio derecho (el que se ocupa del pensamiento intuitivo).

En el yoga, respirar por el orificio izquierdo sería una respiración « solar », que nos prepara para participar activamente en el mundo. La respiración por el orificio izquierdo sería una respiración « lunar » que nos pone en un modo más reflexivo o nos induce a la creación artística.

Para saber por qué orificio estas respirando ahora mismo, sólo tienes que concentrarte. Si no puedes observar ninguna sensación (el leve movimiento de la aleta de la nariz, la fricción del aire contra los pelillos del interior), prueba a tapar un orificio y respirar ; y después haz lo mismo con el otro. Notarás claramente cuál de los 2 está más abierto.

El respirar por uno u otro orificio sigue un ciclo, igual que tantos otros fenómenos humanos, que en este caso es de unas dos horas.

Existe una tercera opción, que es el preciso momento de cambio de fase en el ciclo, en el cual respiramos por los dos orificios a la vez. En este momento, los dos hemisferios del cerebro estarían igualmente activados. Según este libro, este es el momento en el cual uno se descubre a sí mismo retrayéndose de la realidad exterior (esos momentos de : perdona, qué estabas diciendo ?; o cuando de repente te quedas parado delante de un coche sin poder recordar que tienes que seguir cruzando la calle. Nos retraemos del mundo para sumergirnos en nuestro interior en ese breve momento en el que la energía circula por un único y poderoso canal central.

Este ciclo de respiración alterna por uno y otro orificio puede verse alterado por el stress, puntual o por crónicos malos hábitos de respiración. Hay algunas formas en las que podemos reconducir ese ciclo, propiciando la apertura de uno u otro orificio (por ejemplo, si hemos observado que llevamos más de dos horas respirando por el mismo lado ; o si queremos propiciar un estado más « solar » o « lunar »). Una forma sería tumbarse de lado con el orificio que está cerrado por encima del otro. Otra, simplemente llevar más atención hacia el orificio que queremos abrir.

(Toda la información de este post ha sido extraída del libro « Radical Healing », del Dr. Rudolph Ballantine (Ed. Rider, 1999))

info

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *